Saltar al contenido

Semana 7 – Nos despedimos de Da Nang

abril 16, 2019

El inicio de la semana 7 fue muy tranquilo, trabajando desde el hotel, el martes nos levantamos pronto para ir a desayunar, a la salida nos encontramos con la chica del hotel, y nos recordó que esa tarde iríamos a hacer turismo con ella.

Alquilamos una moto y salimos a las 14:00 H fuimos por la carretera al borde de la playa y era precioso, llegamos al pie de una montaña que no se como se pronuncia y mucho menos como se escribe, hay una vista preciosa del mar y de la ciudad.

turismo vietnam

Habían muchas escaleras que subir, y en la entrada había un gran arco del mismo rollo de los tori, el recinto es muy grande hay muchas estatuas y preciosos bonsai.

El templo fue constuido originalmente en el siglo XVIII y en el siglo XX fue reconstruido, la estatua de Lady Buddha mide 69,7 metros de altura, es una de las estatuas de buda más altas de vietnam, sólo en te país buda tiene representación en mujer y los templos son de unos colores muy llamativos y tienen especialmente rojo y verde.

Estuvimos paseando por todo el recinto, habían varios templos budistas la verdad es que se notaba mucha tranquilidad, paz y armonía, era muy agradable estar allí y tenía unas hermosas vistas al mar y a la cuidad de Da Nang.

caminar

Después de haber estado en el templo y disfrutado de las vistas, le pedimos a nuestra miga que nos llevara a un sitio donde poder comer fruta, ya que nosotros no sabiamos de ningún sitio, muy bien pues nos llevó al mercado, yo comí algunas piezas de fruta y Carlos se tomó un coconut.

En muestra de mi agradecimiento por habernos llevado a visitar aquel sitio tan bonito, le dije que cocinaria un plato típico de España, para que ella probara nuestra comida, a ella le pareció bien y nos regresamos al hotel.

Es noche ella había quedado con sus amigos, así que no podía cenar con nosotros y lo dejamos para el día siguiente miércoles, fuimos a comprar los ingredientes para hacer una tortilla de patatas, y a las seis de la tarde Ella nos llamó a la puerta para que fueramos a preparar la cena.

garden buddha

Resulta que había venido su novio para preparar comida Vietnamita para nosotros, así que cocinamos los cuatro, genial, terminamos, pusimos la mesa y nos sentamos, sólo probar su comida, Diooooooos picaba infinito, apenas pudimos dar dos bocados a su comida.

Así que sólo comimos tortilla de patatas 🤣 🤣 🤣 hablamos un poco y nos hicimos una foto. Esa misma noche en la madrugada nos marchabamos y Thu Hoàng se quedó despierta para despedirse de nosotros, porque nos dijo que, durante esas dos semanas nos consideró como de su familia y no como sólo húespedes.

Salimos a la una de la mañana en dirección a la estación de trenes, ya que el nuestro salía a las 2:10am y a Carlos le habían dicho que era un viaje increíble, que se veían paisaje muy bonitos y que además el tren iba por toda la costa, cuando entramos en el tren nos dimos cuenta de que todo eso era publicidad engañosa.

Entramos y lo primero que vimos fue ver gente durmiendo en el suelo, es como si hubieramos entrado en un gallinero, los dos estábamos sin palabras, no podiamos creer lo que estabamos viendo y que tuvieramos que aguantar todo eso durante 18 horas 😱😱😱.

Durante el viaje para resumir, tuvimos un tío de la tripulación que entre parada y parada se quedaba a dormir en cualquiera de las sillas y roncaba tan fuerte que parecía que dentro del tren hubiese una locomotora, gente durmiendo en los asientos o en el suelo, gente haciendo ruidos con la garganta para sacar el escupitajo, eso durante la noche y durante el día más o menos lo mismo sumando los que se ponian a ver vídeos a todo volumen sin importarle los demás.

Las vistas tampoco eran tan alusinantes, veíamos algunos cementerios y las lápidas eran mini pagodas he de decir que eran muy bonitas, pero en general eran lagunas, campos de arroz y montañas, no llegamos a ver el mar, y para terminar entrando en Hanoi, el tren arrolló a un hombre, (seguramente un suicidio) el tren se detuvo, Dios, como si el viaje no fuera bastante largo, tuvimos que esperar ahí un rato.

Llegamos a la estación y cogimos un taxi rumbo al hostel donde pasaríamos esa primera noche, estabamos muy cansados, comimos algo rápido allí mismo y nos fuimos a la cama prontito.

Al día siguiente ya renovados bajamos a desayunar nos encontramos con el chico que había contratado a Carlos para venir para aquí, como ya se había acordado desde el principio ellos nos darían la vivienda y Carlos lo descontaba del precio final del trabajo, así que nos llevó a la casa y nos instalamos allí.

Es una casa que tenermos que compartir con dos personas más pero el genial, la planta cero está la sala, el comedor y la cocina y en el primero está nuestra habitación con una cama enorme y armario gigante escritorio y baño privado, todo estupendo y a nuestros compañeros casi ni los vemos.

cena vietnamita

El sábado Carlos trabajó por la mañana, por la tarde y el domingo estuvimos en el piso viendo capitulos de series, disfrutando de “tener casa” que ya hacía falta.

Optimized with PageSpeed Ninja