Saltar al contenido

Semana 2: Da Nang – El paraíso que queríamos

marzo 12, 2019

vuelos baratos

Comenzamos la segunda semana llena de emción, nueva ciudad, nuevas aventuras y, sobretodo, nuevas experiencias

Adiós Ho Chi Minh – Vamos para Da Nang

Eran las 7:30 de la mañana del martes cuando salimos de aquel hotel donde nos querian estafar la última noche.

Ibamos caminando hasta la avenida principal hasta que por fin pillamos un taxi (legal, con taxímetro y datáfono) y nos dirigimos al aeropuerto de Ho Chi Minh, llegamos 4 horas antes del despegue de nuestro vuelo, pero eso no nos importaba, por el contrario era mejor para hacer todo con tranquilidad.

Hicimos todas las colas y pasamos la seguridad, un poco más de espera y ya estabamos subidos en el avión, aunque eran 10.000 kilómetros de distancia, los recorrimos en una hora, desembarcamos, fuimos a buscar las maletas y no nos lo podiamos creer que ya estuvieramos en Da Nang.

Llegamos a Da Nang city

negocios para emprender

De camino al hotel en el taxi veiamos que aunque estámos en el mismo país, es una ciudad totalmente diferente, la circulación del tráfico es muchisimo más tranquila, se nota un ambiente más calmado y se respira un aire más puro.

Pasamos por el lateral de la Bahía y estábamos realmente encantados, por delante de nuestros ojos vimos pasar tres puentes espectaculares, uno que esta decorado con una estructura de un dragón y otro con unas barras inclinadas que formaban una especie de vela de barco.

Nuestro hotel en Da Nang

Llegamos al hotel, nos encontramos una habitación pequeña y una cama con un colchón duro, pensamos que nos iría bien para la espalda, ya que el del hotel anterior era de muelles y a mi me causaba dolor. Así que este no nos pareció mal, dejamos las cosas y como solo eran las 14:00 H salimos en busca de la dirección del coworking que habíamos encontrado la semana anterior por internet, de camino encontramos un restaurante que nos pareció bien y decidimos comer allí.

No nos habiamos dado cuenta, pero teniamos el coworking justo en frente del restaurante, eso nos pareció genial porque el sitio estaba bien y teniamos la claridad de que desués de trabajar por las mañanas podiamos bajar y comer ahí.

ideas emprendedoras

El coworking

Entramos en el coworking para que nos enseñaran las intalaciones y nos encantó era justo lo que habiamos visto en la página web, además de eso el precio era casi 3 veces más barato y el lugar estaba muy bien, lo siguiente que hicimos fue ir al hotel a buscar los computadores portátiles y regresar al coworking para tabajar esa tarde.

Al día siguente (miércoles) nos levantamos con las espaldas partidas 😂 🤣 esa cama tenía una piedra por colchón, Carlos nunca había tenido dolor de espalda y esa mañana parecía el jorobado de Notre Dame, pobre mi chico era el más afectado por la cama. A pesar del dolor fuimos y trabajamos hasta las 6 de la tarde y despúes salimos en busca de una lavanderia automática.

da nang vietnam

En Ho Chi Minh no encontramos donde lavar nuestra ropa (por nuestra zona claro!), en ese hotel nos cobraban 10 mil dongs por conjuto (camisa y pantalón) y pensamos que aquí en Da Nang seria mucho más fácil, buscamos en el maps y habian varias, pero a pesar de que paseamos la ropa sucia como dos kilómetros, no encontramos ninguna.

La insaciable busqueda de una lavandería en Da Nang

Al final preguntamos en nuestro hotel y costaba 30 mil dongs por kilo, nos pareció un poco caro pero preferiamos pagarlos a tener que estar paseando la ropa cada vez que quisieramos lavar, porque en verdad yo queria una lavanderia como las que vemos en España, que además hay una casi en cada esquina, en la que tu misma lo haces todo, pero en dos horas tienes la ropa limpia y seca, genial!!, pues eso aquí, en Da Nang, no lo encontramos.

da nang

Al otro día nos fuimos a trabajar y oh sorpresa, en el coworking nos encontramos a un chico de Madrid que lleva viviendo aquí en Vietnam 3 años, intercambiamos números de teléfono y seguramente algún día salgamos por ahí con él si cumple nuestro estandar de molonidad 😎

Paseo por la bahía

Salimos de trabajar temprano y nos fuimos a grabar un vídeo publicitario por el paseo marítimo aprovechando los últimos rayos de sol que habian; volvimos al hotel y nos encontramos la ropa limpia en la habiatación, fue maravilloso 😂😂 no tener que ir a buscarla a ningún sitio.

negocios rentables

Día internacional de la mujer

Al día siguiente, como cada día nos dirigimos hacia el coworking, entrando nos hicieron parar y me regalaron una tarjeta y una rosa por ser el día internacional de la mujer, fecha de la cual yo no me acordaba y mucho menos Carlos*, jejejej así que di las gracias nos hicimos la foto y nos pusimos en marcha con el trabajo.

*Oye!!!! Han sido muchos viajes! 😑

DNC-danang-coworking-space

Estuvimos trabajando hasta las 17:00 H, ibamos caminando hacia el hotel, hacía mucho calor y se me cayó la baba cuando pasamos por un sitio lleno de gente que vimos que se estaban tomando unos granizados muy apetecibles, decidimos sentarnos y probarlos. Realmente estaban deliciosos, he ahí el por qué estaba tan lleno el lugar.

como emprender un negocio

Cuando regresamos al hotel nos quejamos con la recepcionista porque ya no aguantabamos seguir durmiendo en aquella cama, a lo que ella respondió que al otro día, nos cambiarían de habitación, nos pareció bien y rezamos para que el colchón del otro cuarto estuviera bien.

Por la noche salimos como a las 21:00 H, teniendo en cuenta que era viernes, pensabamos que lo ibamos a encontrar todo abierto, aunque se veía mucho ambiente de fiesta, nos costó mucho encontrar donde cenar; al parecer los horarios de comida aquí en Vietnam son muy diferentes a los de España, aquí se desayuna, se come y se cena pronto, parecido a los horarios de Colombia.

Traslado impecable

El sábado salimos a las 9 de la mañana del hotel para ir al coworking, trabajamos hasta las 5 de la tarde, nos fuimos al hotel y nos dieron la llave de otra habitación, pensamos que tendríamos que hacer el traslado de todas nuestras cosas hacia el nuevo cuarto, pero cuando abrimos la puerta😱😱😱 dios mio el personal de hotel lo había hecho todo, pero lo que nos dejó locos, fue que todo estaba exactamete igual que como lo teníamos en la antigua habitación, la ropa del armario, la ropa interior, nuestros zapatos, la ropa sucia, hasta la rosa que me habían dado en el coworking estaba super bien puesta y lo mejor de todo, la cama era blandita 😅😅.

Esa noche teniamos muchas ganas de salir de fiesta y habiamos visto que a una calle de nuestro hotel hay un karaoke, pensabamos que aquí eran como en España, que son abiertos, tipo discoteca que esta todo el mundo con todo el mundo, pero nos equivocamos, si vas a ir a un karaoke aquí, tu vas con tu grupo de amigos y os dan una habitación privada para todo el grupo.

La verdad es que esta bastante bien, pero nos dimos cuenta de que necitamos hacer amigos para pasarnoslo bomba, entonces nos fuimos a buscara una discoteca y no encontramos nada que nos llamara la atención así que volvimos pronto al hotel, además porque el domingo teníamos pensado ir a la playa por la mañana, así no estaríamos tan cansados.

El domingo por la mañana llamaron a la puerta de nuestra y nos dijeron que habia un problema y que debíamos cambiarnos nuevamente a otra habitación, esta vez como estábamos allí hicimos el traslado con la ayuda de una mujer que trabaja en el hotel.

da nang beach

Nuestra peor enemiga, la valla

Terminamos y nos pusimos en marcha hacia la playa, íbamos con el maps caminando ya que sólo la tenemos a un kilómetro, pasamos por un pequeño mercado y siempre es como wooooow qué diferentes son las cosas aquí, continuamos caminando y el maps nos mandaba por un callejón muy raro, por nuestro lado pasó un hombre en moto que se quedó mirando a Carlos, pero no le dimos importancia.

De repente sale una chica de una peluqueria que ya habíamos pasado, nos grita y viene corriendo hacia nosotros (menos mal que hablaba bien inglés), nos pregunta que a dónde queremos ir y le explicamos que a la playa, ella nos dice que si continuamos por ese callejón puede llegar a ser peligroso y más para dos extranjeros solos, (fue ahí cuando entendimos por qué se había quedado ese hombre mirando a Carlos) nos redirecciona hacia la calle principal y nos indica como ir.

danang city

Ibamos por donde ella nos había dicho,cuando encontramos un restaurante que parecía bueno y además era la hora de comer, así que entramos y nos sentamos a comer, pedimos un arroz con marisco que estaba buenísimo y cuando nos íbamos le preguntamos al camarero como ir hasta la playa y nos indicó otra dirección diferente a la que nos había dado la chica de antes.

No se por qué decidimos confiar más en el camarero y nos fuimos hacia donde nos dijo, caminamos mucho y sabíamos que la playa estaba ahí, pero no sabíamos por que había una valla, después nos dimos cuenta de que había un macroproyecto con esa bahía, que iban a contruir en ella, pero pensabamos qué en algún momento terminaría y podríamos disfrutar del agua.

Estabamos caminando bajo el sol abrasador  y la valla no se terminaba, seguro que llegaba hasta fuera de Da Nang, hicimos un parón y decidimos regresar al hotel, preguntar si alquilaban motos e ir a otra playa que estaba más lejos, pero que tenía comentarios y puntuaciones buenas en el maps, efectivamente en el hotel pudimos coger una moto y fuimos a la otra playa, es preciosa y valió la pena haber caminado todo el día en busca de ella.

negocios

Manejando moto por Da nang

Conducir moto por Vietnam es una locura, todo el mundo hace lo que le da la gana, se escuchan pitos por todos lados , a alguien le da la gana de cerrarte el camino y tienes que parar de repente o esquivar cualquier tipo de moviento que haga el de al lado, en fin es un estrés y una adrenalina pura jajajaja lo digo porque fui yo quién condujo la moto en ambos trayectos, Carlos dice que si conduce por aquí se pega con alguien, por la cantidad de infracciones que comenten.

Por la noche justo al lado de nuestro hotel, desde el viernes nos habíamos percatado de que un grupo de personas se ponen en la terraza de un negocio, con un karaoke, y cuando pasamos por allí la primera vez, se ve que les caímos bien y nos saludaban muy simpáticos y nos invitaban a que nos pusieramos ahí con ellos, hasta que el domingo dijimos que si y nos sentamos, nos pasaron el micrófono, me puse a cantar y a bailar 🤣🤣🤣 y no se de dónde apareció tanta gente, aplaudian y gritaban jajajjajaj en fin, lo peté.

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
Semana 2: Da Nang - El paraíso que queríamos y encontramos
Author Rating
51star1star1star1star1star
Optimized with PageSpeed Ninja