Saltar al contenido

Semana 1: Ho Chi Minh City

marzo 8, 2019

travel ho chi minh

Después de muchas horas de viaje, aterrizamos en el aeropuerto de Vietnam, al bajarnos del avión sabíamos por lo que habíamos leído, que debíamos ir a presentar nuestras invitaciones para el visado, carnés de vacunación, pasaportes, fotos y además pagar la tasa turística en dólares, si quieres saber como conseguir el visado a vietnam más fácil y rápido, lee nuestro artículo.

Estábamos demasiado cansados y no sabíamos cuánto tardaría ese trámite, pero la verdad fue que estuvimos menos de una hora, luego teníamos que hacer la cola para pasar por migración para que nos sellaran la entrada en el país y después pudimos ir a buscar nuestras maletas.

Al cruzar la puerta de salida hay varios puestos que te quieren vender Sim Card, los precios van desde 100.000 dongs (ésta solo te viene la sim card) hasta 220.000 dongs (ésta te viene con un montón de datos y llamadas locales, pero sólo por una semana), pedirte un taxi y creo que hasta una casa de cambio de dinero.

La verdad es que nosotros estábamos un poco desorientados con el tema de los precios, preferimos no comprar nada y marcharnos.

Como NO coger un taxi en Ho Chi Minh

Salimos en busca de un taxi para ir a nuestro hotel, pero pagamos la novatada, porque en medio del camino nos detuvo un hombre ofreciéndonos taxi por 7 dólares y accedimos porque sólo queríamos llegar, yendo hacia el parqueadero nos dimos cuenta de que eran taxis piratas, pero como ya estábamos en camino, continuamos.

Quién nos llevó hasta el taxi no fue el mismo que nos detuvo para ofrecernos el servicio y tampoco fue el mismo que puso el carro en marcha, bueno, arrancamos y sin salir del parqueadero nos preguntó que como íbamos a pagar, a lo que contestamos que en dólares (ya que habíamos traído 10 $ de sobra por si acaso pasaba algo) y nos dijo que no, que tenía que ser en dongs, sacamos nuestros billetes Vietnamitas el cual se puso a mirarlos y después de darle una vuelta al parqueadero nos dijo que teníamos unos billetes muy grandes y nos hizo bajar de su carro.

Nos dijo que nos pasáramos a otro que, sí aceptaría los dólares, pero aquel no nos aceptó los mismos 7$ de antes, éste nos pedía 11$, regateamos y pactamos los 10$ que llevábamos, como dije al principio estábamos muy cansados y aunque sabíamos que era mucho dinero para un trayecto tan corto, sólo queríamos llegar porque llevábamos un día sin dormir.

Para nosotros el primer contacto con los vietnamitas, fue muy chocante porque hablan poco inglés y casi no se les entiende, en el hotel nos estaban esperando y muy amablemente nos dieron la bienvenida y nos entregaron las llaves.

Hotel en el Distrito 1000

La habitación nos sorprendió mucho porque era muy espaciosa, con una cama de dos por dos metros (súper grande sobre todo para mí que soy tan peque😂) teníamos también dos sillones y una mesita de centro, un mueble peinador, un escritorio y otro sofá, una tele en la pared y baño amplio con bañera.

A la mañana siguiente nos despertamos a las 4:30H, a las 7:30H nos preparamos para salir a desayunar (contamos el dinero y nos dimos cuenta de que nos faltaban 400.000 dongs, es decir poco más de 15 euros y creemos que fue cuando aquel hombre manipuló nuestro dinero y nos hizo cambiar de carro), en fin paseando por la calle encontramos una señora vendiendo bocadillos o bocatas (pan alargado abierto por la mitad y que se le puede poner pollo, queso o lo que quiera), vimos que una pareja de vietnamitas le estaban comprando y como no tenía precio puesto, nos fijamos en cuánto le pagaba aquella pareja y decidimos sacar un billete igual, 20 mil dongs, aquella señora nos decía algo y otro joven nos dijo en inglés que ella nos estaba pidiendo 40 mil, yo saqué solo 10 mil más, se los di y ella quedó conforme.

Desde entonces solo comemos o compramos donde tengan los precios fijos, o anunciados en algún cartel, porque aún no sabemos cuánto es el precio medio de las cosas y no queremos dar papaya.

Por fín conseguimos la Sim Card

Luego fuimos a Thegioididong la mejor tienda para comprar una Simcard, muy buena atención y sobretodo hablaban inglés entendible, preguntamos por la Sim Viettel porque tiene muy buena cobertura, para registrar la sim tienes que entregar tu pasaporte, para que cojan de ahí tus datos. Nos costó 78 mil la sim y 100 mil de recarga con 5Gb y llamadas locales para un mes.

Regresamos al hotel y volvimos a dormir, solo salimos a comer y por la noche, nos pusimos a buscar los sitios que traíamos en mente para trabajar (coworking) hacer contactos y relacionarnos con gente que trabaja desde cualquier lugar del mundo igual que nosotros (nómadas digitales).

Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que nos habíamos equivocado al escoger este hotel, porque el único criterio que contemplamos fue la cercanía que tenía con el aeropuerto, pero en verdad estábamos demasiado lejos, Ho chi Minh está dividido por distritos, nosotros estábamos en el 15, teniendo en cuenta que el distrito 1 es el centro de la ciudad, tardábamos alrededor de una hora en llegar hasta allí en autobús y con el caos que hay en el tráfico.

ho chi minh

Nos movemos por Ho Chi Minh y vamos en busca del Coworking perfecto

Al día siguiente fuimos a ver 3 coworking, el primero que vimos estaba justo en el distrito 1, en las fotos era todo lo que nosotros estábamos buscando, tenía muchos servicios que nos interesaban y unas instalaciones preciosas incluida la piscina; pero cuando llegamos allí fue una desilusión total, todo parecía abandonado y sucio, en lugar de piscina encontramos un hueco en el suelo con las baldosas rotas, las habitaciones no conseguimos verlas, pero la verdad nos daba miedo de lo que podíamos encontrar, el espacio para trabajar no estaba mal, pero nos sentíamos bastante engañados, así que decidimos mirar el siguiente.

El segundo que vimos también estaba en el distrito 1, este fue bastante agradable, aunque el espacio de trabajo era pequeño y no tenía piscina, pero eso no nos importaba porque la habitación era bonita y el lugar acogedor, pero el chico, aunque fue muy amable y educado quedó de enviarnos el precio de todo y nunca recibimos ese mensaje.

vietnam tourismEl tercero estaba en el distrito 2, tuvimos que coger un bus desde el centro para ir hasta allí, el maps nos dijo que nos bajásemos, era una avenida grande y picamos, al parecer un poco tarde porque el conductor se detuvo al instante en medio de la carretera y nos abrió la puerta, oohh sorpresa cuando nos bajamos, nos encontrábamos en medio de la avenida y no paraban de pasar motos, buses, carros y hasta un camión.

Aunque ya nos habíamos graduado del cole de cruzar las calles en el barrio de nuestro hotel, al cruzar aquella avenida dos veces, (porque nos equivocamos y era pal otro lado) obtuvimos un máster sobre cómo pasar la calle y no morir en el intento jajajaj, tengo que confesar que cuando cruzamos esa avenida mis piernas temblaban como un flan.

Bueno, después del susto por fin llegamos al coworking, era muy bonito y tenía una piscina preciosa, grandes espacios para trabajar y hasta sala para reuniones de trabajo privadas, muy bien equipadas, estaba bien de precio, pero no era co-living, es decir que nos tendríamos que buscar un hotel cerca para poder ir a trabajar tranquilamente sin tener que cruzar la avenida de la muerte (que no tenía ni semáforos ni puentes peatonales), aunque si queríamos ir al centro tendríamos que hacerlo.

Ese día regresamos al hotel francamente desilusionados, estuvimos hablando y mirando opciones y nos dimos cuenta de que estábamos en la ciudad equivocada para nuestro objetivo, empezamos a buscar y rápidamente nos dimos cuenta de que Da Nang era mejor opción y sin pensarlo dos veces tomamos la decisión y reservamos un vuelo.

El próximo día teníamos planeado volver al último coworking, ya que Hwuang (Juan para nosotros), el chico que nos atendió, nos regaló un pase de tres horas para ir a trabajar y nos invitó a una fiesta gratis que tendría lugar en la piscina.

La cama era el mejor plan

Por culpa del jetlag (o cambio de horario, al horario de Barcelona hemos de sumar 6 horas y cuando aquí se están acostando, allí son las cuatro de la tarde, es decir pasamos toda la noche de aquí en vela) nos dormimos a la madrugada y se nos pasaron las horas para ir al evento.

De excursión por Ho Chi Minh

saigon

Al otro día decidimos salir para hacer un poco de turismo y ver las cosas más emblemáticas de la ciudad, fuimos en autobús (el billete cuesta 5.000 dongs / 19 céntimos de euro), al primer sitio que llegamos fue a la plaza donde se encuentra la oficina de correos y la catedral de Notre Dame.

¡En la oficina de correos cómo no! Hay una foto gigante de Ho Chi Ming, ya que, si has leído un poco de historia, sabrás que fue él quien les dio la libertad y es por ello que aquí lo adoran, y casi en cada casa tienen una foto suya.

También había una especie de mercadillo allí dentro en el que se podían encontrar postales para enviar, el sombrero tradicional de aquí que es en punta como un lápiz, llaveros, recuerdos para la nevera, camisetas…

La catedral, muy a nuestro pesar la encontramos cerrada, lo que sabemos de ella, es que fue construida por Gustave Eiffel, sí, el mismo que hizo la torre Eiffel de París, ya que en Vietnam hubo una ocupación francesa, que finalizó en el año 1954, cuando Vietnam consiguió su total independencia.

El mercado de Ben Thanh

saigon vietnamLuego nos dirigimos al famoso mercado de Ben Thanh, estuvimos paseando por dentro y vimos cosas realmente chocantes para nosotros, como que arreglaran el pescado en poncheras o palanganas, pero directamente en el suelo, ni si quiera una mesa, bueno, continuamos caminando por el mercado y habian olores a especias que para nosotros no eran muy agradables, Los vendedores de allí eran bastante agresivos, en el sentido de que nos tocaban y nos halaban para intentar vendernos algo.

Luego pasamos a otro mercado, que eran restaurantes y habia de todo, la verdad es que allí comimos muy bien y habian más extranjeros.

ben thanh

El siguiente día que en verdad era el último en Ho Chi Minh, no quisimos ir al cetro sino que nos quedamos en aquel barrio, y un par de días antes habiamos encontrado un sitio casi en frente del hotel donde preparaban unos smoothies deliciosos y además tenian buen internet, entonces decidimos ir allí y trabajar esa tarde.

Por la noche queriamos cenar jamón serrano que habiamos traido desde España, y le preguntamos a la recepcionista del hotel (que no hablaba inglés, ibamos siempre con el traductor vietnamita) que donde podriamos coseguir pan y nos dijo que los empleados del hotel estaban haciendo la compra, lo llamo y dijeron que en un rato venian.

Los problemas que nadie quiere

Nos fuimos a la habitación, confiados de eso y un rato después nos tocaron la puerta y era la recepcionistaa con un par de hamburguesas, nos quedamos muy sorprendedidos de que no nos hubiese entendido (con el traductor) de que queriamos pan, pero más nos sorprendió que nos cobrara 130 mil dongs porque eso nos parecia carísimo,

La noche anterior le habiamos pedido un par de Coca-colas que también íbamos a pagar, le dijimos que pagaríamos con tarjeta ya que no teniamos efectivo porque en ningún sitio nos la aceptaban, creemos que no tienen datáfonos para cobrar con tarjeta, porque no es una zona turística.

Resulta que la recepcionista no sabia como íba el datáfono asi que nos dijo que llamaria a su jefe para pregutarle como funcionaba y que luego nos llamaria a la habitación, pasado un rato nos llamó el jefe que habia venido hasta el hotel (éste si que hablaba inglés y lo habiamos conocido desde que llegamos y varias veces estuvimos hablando con él, buen rollo, plan risas y tal) Carlos bajó para pagar con la tarjeta y aquel hombre le dijo que no eran los 160 mil dongs que habiamos calculado si no que a parte de eso nos cobraría un par de botellas de agua que la noche anterior nos habian dado y dicho que eran gratis, es decir que la suma se incrementó a 180 mil dongs por que sí.

Carlos no pudo pagar en ese momento porque resulta que ese datáfono solo servía para tarjetas de crédito y no de débito, discutieron y Carlos subió a la habitación y me lo explicó todo, estábamos muy enfadados porque todo, empezando por las hamburguesas nos parecía una estafa (teniendo en cuenta que eran malísimas y que no nos habían traido el recibo de compra).

La solición que le di fue, si él no tiene como cobrarte es su problema puesto que no nos estamos negando a pagar, él tiene que solucionarlo, dile que te lleve hasta un cajero automático, retiras para pagarle  y para nosotros tener también efectivo.

Ok, volvió a bajar para decirle eso y ahora resultaba que la estafa era aun mayor, de 180 mil dongs pasó a 480 mil dongs porque la noche anterior hablando con él de buen rollo y tal le dijimos que al otro día (es decir el día del problema) nos ibamos porque teniamos ya reservado el vuelo y el otro hotel, pero por despiste nuestro no era ese día si no el siguiente, aunque todas las fechas estaban bien. Viajabamos el día que habia que abandonar ese hotel.

Entonces los 300 mil dongs más que nos estaba cobrando ya estaban pagados y se ve que solo queria sacarnos el dinero, pues Carlos se peleó bastante y hasta le dijo que llamara a la policía porque nosotros no ibamos a pagar esa cantidad, que eso era  una estafa, que pagariamos los 180 mil dongs y nada más.

Total, el cajero automático estaba cerrado, pasamos la noche allí, y me desperté a las 6:00 de la mañana bastante exaltada por el problema de la noche anterior asi que desperté a Carlos y cogimos nuestras cosas para hacer el check out y mientras tanto Carlos fue hasta el cajero, retiró dinero y le pagamos los 180 mil dongs que eran medio justos y nos fuimos de allí.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Ho Chi Minh City - Descubriendo la antigua Saigon
Author Rating
51star1star1star1star1star